Testimonios de nuestros Voluntarios en Perú

Estimados amigos!Tras una agotadora semana en los comedores, hemos recibido a Bea y a Noelia. Han llegado bien, y esta noche se van hacia el Otuzco, donde llevaran a cabo sus labores como voluntarias. Hoy hemos estado en el centro de Lima, en el mercado de artesanías, donde hemos estado comprando alguna de las cosas del rastrillo 2011. La verdad es que nos sentimos incómodos entre tanto bullicio, empezamos a preferir la tranquilidad de nuestra humilde Santa Anita!Es dificil explicar lo que se siente en un sitio como éste. Comentamos muchas veces entre nosotros, que por mucho que nos hayan contado, por muchas fotos que hayamos visto, nunca te puedes imaginar lo que hay aqui. La pobreza económica es muy importante, pero no podeis imaginar la pobreza afectiva cómo es. Los niños te cogen cariño nada mas verte, y te piden por favor desde el primer dia que no te vayas nunca. Son felices al ver que alguien mayor les saca de su vida, que alguien les saca de casa tres o cuatro horas al día. Quizas la madre (raramente el padre forma parte de la familia) está muy ocupada intentando buscarse la vida para que sus hijos puedan dormir en un cuartito de pésimas condiciones.

A pesar de todo esto, no os podeis imaginar el ambiente de felicidad que se respira en el ambiente. Supongo que conocereis la palabra de las primeras comunidades cristianas, en las que todo se comparte, y en la que todo es para todos. Muchas veces y en muchas catequesis hemos hablado de que eso es algo idílico, pero que es una utopía, que si la gente va a su rollo, que si esto, que si lo otro… Me gustaría que vierais cómo un barrio es capaz de organizarse porque la hermanita María tiene cancer, por ejemplo, y no tiene dinero para pagarse el tratamiento. TODOS donan algo y se vende en el barrio, para que la hermanita María hoy, pueda organizar algo para otro hermanito que está en apuros. CREO QUE TENEMOS MUCHO EN LO QUE PENSAR. Nuestro trabajo aquí se centra en los comedores, comemos con los niños, y a las 2 nos vamos a jugar al futbol con ellos o al volley o a lo que sea de deportes, a las 3 y media vamos al comedor, y a hacemos tareas con los niños, y a las 4  nos ponemos a hacer talleres con los niños hasta las 6. A esa hora, nos vamos a nuestro comedor, y hacemos lo que Dios mande!=).En cuanto a las celebraciones son muyyyy diferentes a las de alli. La gente comenta en las homilias sus preocupaciones y su opinion, la gente PARTICIPA.Estamos muy felices de poder compartir con vosotros nuestras impresiones y nuestros sentimientos!Sin mas, un abrazo muy fuerte de Tere, Alfonso y Jose!