Bienvenidos

Nuestros voluntarios, que como sabéis han estado repartidos por Perú, Honduras y Uruguay, ya han regresado a sus casas después de haber experimentando este verano la fuerza de la misión. Todos ellos están felices y dispuestos a compartir con nosotros todas las experiencias que han vivido en estos meses. Desde Honduras han estado desarrollando un proyecto que dentro de poco saldrá a la luz, en Lima han estado ayudando a reformar uno de los comedores populares y en Uruguay han llevado a cabo el trabajo con las Oblatas y personas en riesgo de prostitución, que ha sido muy enriquecedor. Todo esto y muchas más cosas os irán contando cuando se vayan adaptando a su nueva misión en sus lugares de origen.