Respeto, colaboración y solidaridad en el III Torneo Solidario Madre del Perpetuo Socorro

Pablo Cornejo, Madrid

Ganadores del torneo 'Loz Patoz' (Foto: Sara Rojo)

Ganadores del torneo 'Loz Patoz' (Foto: Sara Rojo)

El fin de semana del 21 y 22 de junio se celebró en Madrid el III Torneo Solidario “Madre del Perpetuo Socorro” en las parroquias redentoristas de Santísimo Redentor y San Gerardo. Se trata de un torneo de fútbol sala organizado desde las parroquias que se celebra todos los años en colaboración con la Asociación para la Solidaridad, a la que se destina todo el dinero recogido.

El torneo comenzó el sábado en la parroquia de Santísimo Redentor. Par esta primera fase, tuvimos la oportunidad de contar con tres campos de fútbol sala gracias a la colaboración del Colegio Nuestra Señora de la Consolación y del Colegio Internacional ALTAIR.

Participaron 15 equipos y los partidos comenzaron a las 9:30. Todos los jugadores contribuyeron a que se formase un ambiente de respeto y de colaboración, y a todos los equipos participantes se les proporcionó comida y bebida. Poco a poco y a medida que se desarrollaba el torneo, el ambiente mejoraba. Todos colaboraron y no sólo eso, incluso se formaron nuevas amistades.

Celebrando cumpleaños durante el torneo

Celebrando cumpleaños durante el torneo

El domingo en San Gerardo se celebró la fase final. Para la comida, se hizo una paella a la que pudieron asistir todos aquellos que quisieron. El precio era 5 euros.

A medida que el torneo llegaba a su fin, la intensidad de los equipos aumentaba sin olvidar que todo era por una buena causa. Con la final, en la que el equipo ‘Loz Patoz’ se proclamó vencedor en una final contra el equipo ‘Rarozordos’. Ganadores y finalistas recibieron como premio un original y dulce trofeo de formado por gominolas.

Hay que mencionar que todos los equipos tuvieron un comportamiento ejemplar y colaboraron para que el torneo fuese más espectacular. No sólo eso, sino que la gente se volcó para que el torneo saliese mejor de lo esperado.

Agradecemos a todos los equipos y sobre todo a todos aquellos que colaboraron y organizaron. Gracias a todos, disfrutamos de un fin de semana en el que el respeto, la colaboración y la solidaridad fueron el lema.

Gracias a todos y hasta el año que viene.