Mi experiencia como voluntaria en Santa Anita-Lima ha sido increíble. Allí he aprendido muchas cosas, tanto de los casos sociales que he visitado con la asistente social del sector, Giovana, como de los niños con los que he compartido mi tiempo allí. Como se suele decir, “las apariencias engañan”, y ahora me he dado cuenta …

¡Aprendiendo a vivir! Leer más »